El mandatario colchonero se lamentó por no haber retenido al delantero mexicano en las filas de su equipo

La travesía europea de Raúl Alonso Jiménez comenzó en Madrid. El Atleti fue el equipo que le diera su primer oportunidad en el Viejo Continente, aunque en la cancha no gozó de mucha actividad. El mexicano salió sin pena ni gloria hace ya un lustro, pero la realidad futbolistica de Raúl Alonso es hoy completamente distinta. 

El delantero se ha vuelto todo un referente del gol en la Premier League como jugador de Wolverhampton, variante de la que Atlético de Madrid se ha visto retratado desde la salida de Antoine GriezmannEnrique Cerezo, presidente colchonero, se lamenta de haberlo dejado ir al Benfica, aunque entiende que son cosas que suelen suceder en el futbol.

“Realmente uno se arrepiente de muchas cosas (dejarlo ir), pero el fútbol es así, los jugadores funcionan en un equipo y en otro no. Hay veces que a los jugadores se encuentran incómodos y el ambiente no les va, eso no quiere decir que no sean jugadores buenos”, señaló Cerezo a los micrófonos de Fox Sports. 

Jiménez fichó por el Atlético de Madrid proveniente del América por 10 millones de euros en 2014, donde estuvo por tan sólo un año hasta su salida a Benfica por 22 millones de euros, cifra récord para el equipo lusitano. Tres temporadas estuvo Raúl Alonso en Portugal hasta su salida rumbo a la Premier League por 38 millones de euros.