Continúa el romance verdiblanco.


En la comarca lagunera, en todos los rincones del país y fuera de nuestras fronteras donde existe afición guerrera, se percibe la fragancia del amor. Un aroma singular que despierta tu cerebro, seduce tus sentidos y acelera el ritmo de tu corazón. Así…así es Santos, el Santos del Profe Almada; un equipo que te cautiva sobre el césped, que te atrae y te hace ilusionar jornada a jornada.


La noche de ayer pintaba para ser muy complicada, pues, el conjunto verdiblanco emprendió la misión de adentrarse a una tierra de dolor y sufrimiento históricamente hablando. Sí, me refiero a León, Guanajuato, donde la vida no vale nada, como diría el gran Pablo Milanés. Los panzas verdes de León recibieron a Santos Laguna, en un auténtico choque de titanes. 

LEON, MEXICO – AGOSTO 28: Fernando Navarro (I) del Leon y Eric Castillo (D) del Santos disputan el balon durante el juego de la jornada 7 del Torneo Apertura 2019 de la Liga BBVA MX en el Estadio Nou Camp el 28 de Agosto de 2019 en Leon, Mexico. (Foto: Cesar Gomez/JAM MEDIA)


Las dos mejores escuadras del campeonato estuvieron frente a frente, los primeros minutos de actividad sobre el rectángulo verde del “Nou Camp” sacaron chispas, el ida y vuelta fue predominante. Al minuto 12′ se cantó el gol de los guerreros producto de una pena máxima, la cual fue cobrada de forma correcta por Julio Furch, su disparo pasó pegado al poste izquierdo del arquero, quien a pesar de su lance no pudo evitar la caída de su arco.


La misma melodía continuó sobre el campo, los clubes luchando palmo a palmo en cada jugada. Hasta que el frenesí en la tribuna aumentó con la anotación de los esmeraldas, cortesía de José Juan Macías, quién al 45+2′ del primer lapso ponía la igualada en la pizarra y así le daba un respiro a los suyos.


Tras regresar del descanso, los fantasmas de la pesadumbre y el tormento hicieron su aparición, cuando al 48′, se registró una fabulosa triangulación dentro del área que culminó en gol de Ángel Mena, elemento que daba la voltereta en el marcador y ponía sobre las cuerdas a los dirigidos por Almada.


Pero, los guerreros no bajaron los brazos, siguieron luchando y demostraron sensatez en la batalla. Corría el minuto 54′, cuando su esfuerzo fue recompensado al unísono del gol, ya que Eryc Castillo perforó las redes con un disparo cruzado, luego de tomar la bola en un pase filtrado de Brian Lozano, poniendo así cifras definitivas al cotejo.
Con esta pintura de fútbol-asociación mostrada en este tercio de campaña, los guerreros hacen énfasis en que “nadie es tan bueno como todos juntos”. Puesto qué el estilo de juego vertical del profe Almada, se ajusta al ADN de esta institución. Haciendo más evidente lo que le gusta al aficionado verdiblanco, el morir (literalmente) defiendo los colores del club en cada partido. 


Santos enamora, ilusiona y promete grandes cosas, con siete fechas jugadas registra un total de 16 unidades, producto de 5 victorias, una derrota y un empate, además, posee un total de 16 goles a favor y 8 en contra. Estos números reflejan a un grupo comprometido, entregado y seguro de sí mismo, que originan que crezca ese sentimiento de amor entre equipo, cuerpo técnico y afición.


¿Podrá Santos, terminar de enamorar a sus aficionados? ¿Podrá el profe Almada llegar a la luna de miel, con una séptima estrella? Eso no lo sabemos aún, pero sin duda tú y yo seguiremos juntos en este camino, y descubriremos unidos de la mano, lo que el destino tiene preparado.


Por Ivétte Méndez | @imdepor11